Comer insectos podría salvar al planeta