Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

#GaleriaCri Lágrimas, dolor y devoción marcan ritual del "Cristo Negro" en Panamá

De rodillas, de espaldas y con un dolor a cuestas, miles de devotos pagaron hoy "sus penitencias", como un acto de infinita devoción por los milagros que les ha realizado el Cristo Negro, también llamado "El Nazareno", que año tras año da protagonismo al poblado de Portobelo, en la provincia caribeña de Colón, donde solo llegar supone un reto sobrehumano. EFE

El lugar, de unos 4.500 habitantes panameños, amaneció con una incesante lluvia que no daba tregua a los caminantes. Foto: Cortesía

Las caras desgarradas por el dolor y la agonía contrastaban con la hermosa bahía de Portobelo, bautizada así por el propio Cristóbal Colón en 1502.

Solo el grito de ¡Viva Jesús de Nazareno, viva el Naza! daba aliento a los que una vez terminaban el trayecto a pie, se inclinaban para castigarse, ya sea arrastrándose por el asfalto, cargando pesadas cruces, o derritiéndose cera de vela sobre su cuerpo.

Entre la muchedumbre y los carros apilados, los devotos se abrían paso para hacer todo lo posible para llegar a los pies del santo y cumplir su promesa. Foto: Cortesía

Las caras desgarradas por el dolor y la agonía contrastaban con la hermosa bahía de Portobelo, bautizada así por el propio Cristóbal Colón en 1502. Foto: Cortesía

La peregrinación se hizo más conocida en América Latina desde que en 1975 se vinculará a la misma el fallecido "sonero" puertorriqueño Ismael Rivera, quien llegó a componerle una melodía al Cristo Negro llamada "El Nazareno". Foto: Cortesía

Los fervorosos flagelados, una vez daban las gracias a la imagen del Cristo ataviada con una lujosa túnica morada con detalles de pendientes y dinero, daban marcha atrás, aunque los más osados se quedaron hasta la procesión.

OTRAS GALERÍAS