Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

NO SOY COBARDE NI LO SERÉ

Riccardo Francolini.

Por Riccardo Francolini Arosmena

Muchos amigos me dicen que abandone la contienda electoral, "Riccardo, pecho a tierra, esta gente no te lo va a perdonar", y sí, ese sería el camino más fácil, el camino de los cobardes, sé que me lo dicen porque me aprecian y no quisieran verme otra vez en prisión por defender lo que creo es correcto.

Mi padre no me enseñó a ser cobarde, me inculcó desde muy joven a defender los ideales y los principios; qué ejemplo les daría a mis hijos si claudicara por las amenazas cumplidas de encerrarme y seguir inventándome procesos, sería lo fácil, pero no me lo perdonaría.

Publicidad

Además, veo cada día el deterioro de nuestra sociedad, los pobres siendo más pobres y a ellos quién los defenderá, o es que queremos llevar a nuestro hermoso país a una lucha de clases, a una explosión social, que nos arrastre a escoger "mesías falsos" y terminemos sumidos en una lucha entre compatriotas como Venezuela y Nicaragua.

Cómo quedarían mis copartidarios de Cambio Democrático, leales al ideario de Ricardo Martinelli, si los abandono a la suerte de los oportunistas por mi propio beneficio.

No, señores, lucharé por que el cambio regrese a los hogares de todos los panameños, que los días de bonanza y progreso que vivió este país cuando el CD estaba gobernando vuelvan; si eso significa sufrir amenazas e intimidaciones, pues estaré listo para enfrentarlas, no soy cobarde ni lo seré, además, se lo debo a este país que me dio la educación, la oportunidad de superarme económicamente con el sacrificio del trabajo honesto.

Caminaré cada rincón de nuestra patria soberana, cada campiña fruto del sudor de nuestro campesinos, les devolveré la esperanza de nuevos días, volveremos a soñar con esa patria grande, próspera y justa que teníamos, si nos unimos en un solo puño, lo lograremos, el puño que vencerá la pobreza, la inseguridad, el puño que devolverá la justicia al camino correcto y, sobre todo, el puño de 4 millones de panameños que queremos un mejor lugar para que nuestros hijos y nietos vivan.

No descansaré hasta ver logrado ese anhelo, de que el cambio regrese a los hogares de todos y volvamos a vivir en prosperidad económica, donde no solo exista una canasta básica digna, sino que se pueda pagar y sobre dinero para tener una mejor calidad de vida, mejores escuelas públicas, mejores hospitales estatales y sobre todo un país donde el progreso llegue a cada rincón.

Soy Riccardo Francolini y no pararé hasta lograrlo, gracias por acompañarme.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
No dejes de leer
Block title
Block content
Block title